• 17 enero, 2017

Día de la Candelaria, tradiciones y costumbres

Día de la Candelaria, tradiciones y costumbres

Día de la Candelaria, tradiciones y costumbres 800 600 IQ Agentes

El 2 de febrero culminan las festividades de la Navidad, José y María llevaron a Jesús al templo de Jerusalén, para presentarlo, también se conoce como “Día de la Candelaria” y este evento se unió a la costumbre prehispánica en la que pedía a Tláloc, Chalchiuhtlicue y los Tlaloques por las buenas cosechas y lluvia abundante con ofrendas de maíz y por tanto de tamales y atoles.

Según las costumbres católicas esto tiene su origen en la celebración litúrgica de la fiesta de la purificación y la presentación del Niño Dios al templo.

En tiempo de Jesús, la ley prescribía en el Levítico que toda mujer debía presentarse en el templo para purificarse a los cuarenta días que hubiese dado a luz. Si el hijo nacido era varón, debía ser circuncidado a los ocho días y la madre debería permanecer en su casa durante treinta y tres días más, purificándose a través del recogimiento y la oración, esta fiesta termina con una merienda familiar y de amigos, en la cual se sirven tamales y atole de sabores y chocolate caliente. Como dato, en México, en Tlacotalpan, en el Estado de Veracruz, tienen como patrona a la Virgen de la Candelaria.

Hoy día, el día de la Candelaria, aún se conserva la tradición en muchos lugares y familias, El que encontró la figura del Niño el 6 de enero al partir su pedazo de rosca, será su padrino, o sea, debe invitar a los que participaron en la rosca de reyes obsequiándolos con atole y tamales, además de vestir al niño y llevarlo a bendecir al templo, junto con los participantes de la Rosca, y regresar a casa para disfrutar del convivio de tamales y atole, de esta forma se da por concluídas las festividades de la Navidad y se levanta el “nacimiento” guardando las imágenes para el siguiente año. Claro que en oficinas, escuelas, clubs y centros de trabajo, esto ya no se acostumbra así, y solo es un pretexto para seguir con los festejos que tanto nos gustan a los mexicanos.

Sin embargo, en muchos pueblos los indígenas tienen la costumbre de llevar a bendecir las mazorcas que servirán de semillas en la próxima siembra, también se bendicen las velas o candelas y se cree que esta costumbre, como tantas, se fusionó con la costumbre del “destapar al niño Jesús” en un pan, que representa toda una serie de simbolismos, como por ejemplo: las frutas confitadas, son las tentaciones de las que debemos alejarnos, el pan, el cuerpo de Jesús.

Estamos tan familiarizados con esta costumbre, que por ejemplo, en el Distrito Federal, en la Delegación Coyoacán, se celebra la “Feria del Tamal”, con más de 30 variedades y expositores, no solo mexicanos, como Chiapas, Veracruz, Oaxaca, Sonora, Estado de México etc, si no de otros países, como Venezuela, Nicaragua, Brasil, El Salvador, Colombia, etc. Hay tamales especiales para ofrendas, festivos, ceremoniales, tradicionales para consumo diario y vistosos, como los que se hacen en Yucatán para las bodas, que únicamente se preparan y comen en ocasión de esas ceremonias.

Igual suele haber exposiciones en el Museo Nacional de Culturas Populares, en donde se dan pláticas que versan sobre nuestra cultura del maiz, y por ende del tamal. El tamal tiene su origen en la época prehispánica, fray Bernardino de Sahagún reseñó en “Historia general de las cosas de Nueva España” que el consumo de este alimento estaba generalizado entre la gente común, y en ceremonias especiales de ayuno de nobles y sacerdotes. En aquéllos tiempos, no se le agregaba manteca al tamal, porque el cerdo, no era un animal nativo e incluso, no se freía ningún alimento porque no se tenía conocimiento de este método que se adoptó hasta la colonización y posterior fusión de la cocina prehispánica con la del Nuevo Mundo.

Pero para hablar de tamales y atoles, hacen falta mucho más que un post sobre la tradición del día de la Candelaria. En Directo al Paladar, les dejo el enlace del 5° post que habla sobre algunas bebidas, que como los tamales y el atole, son tradicionales en nuestro México.

Fuente: Directo al paladar

WhatsApp chat