• 2 abril, 2019

La importancia de dormir bien

La importancia de dormir bien

La importancia de dormir bien 640 427 IQ Agentes

Si tenemos en cuenta que casi un tercio de nuestra vida lo pasamos durmiendo, ¿por qué nos olvidamos de que el sueño es una necesidad básica del ser humano? No se trata sólo de dormir las horas suficientes, sino de tenga una calidad que nos permita mantener el estado de vigilia durante el día y realizar la imprescindible reparación celular.

Con el ritmo de vida acelerado que solemos llevar, dormir las horas diarias recomendadas no parece tarea fácil. Pero no dormir bien tiene consecuencias: desde un menor rendimiento y baja concentración a problemas más serios como la diabetes o incluso enfermedades cardíacas. Además, estos problemas pueden acarrear dificultad para cumplir con las obligaciones profesionales, familiares y sociales.

Quedarse dormido durante el día, tener dificultad para conciliar el sueño, tener ganas de dormir en cualquier lugar y a cualquier hora…existen un centenar de trastornos diferentes del sueño y, en ocasiones, pueden aparecer como efecto de otras enfermedades, o constituir un factor de riesgo para la aparición de otras patologías. Desde el insomnio a la somnolencia excesiva, pasando por la dificultad para mantener un horario regular o despertarse durante la noche constituyen avisos que no debemos pasar por alto cuando se prolongan en el tiempo.

Aunque cada trastorno requiere de un tipo de tratamiento, existen una serie de medidas generales indicadas para todos aquellos que alguna vez se encuentran con este tipo de problemas. Son pequeños consejos que conviene seguir para descansar lo mejor posible:

  • Evitar la ingesta de alcohol, los sedantes o los relajantes musculares
  • No dormir siestas demasiado largas
  • Protegerse del ruido excesivo
  • Realizar conductas rutinarias que indiquen la proximidad de la hora de dormir todas las noches y en el mismo orden
  • Evitar la cafeína al menos seis horas antes de irnos a dormir
  • No pasar mucho tiempo en la cama leyendo, viendo la tele, con dispositivos electrónicos, videojuegos, etc.

En ocasiones, estos trastornos se pueden solucionar con estos sencillos hábitos que no hemos tenido en cuenta. Cuando se realizan estas recomendaciones y aun así no conseguimos descansar con normalidad, es decir, dormir al menos seis horas seguidas, es necesario acudir a un especialista y no dejarlo pasar.

Fuente: AXA Seguros

Asesor en línea